Todo nace de la Tierra…

centro-de-yoga-en-mostoles-respirayoga-enraizamiento

En Respira Yoga durante las clases nos gusta recordar la perfecta armonía que integra nuestro cuerpo. Hay varias perspectivas, pero hoy hablaremos nos centraremos en lo que ocurre cuando empezamos de pie sintiendo nuestra verticalidad y como toda nuestra estructura se va adecuando a ella.

centro-de-yoga-mostoles-respirayoga-blog-enraizamiento

Los pies son los principales sensores del suelo y de esa gravedad inicial y su fuerza reside en su capacidad de torcerse y destorcerse. Desde los dedos, los laterales de las plantas, así como los talones. A partir de su activación, los receptores del oído interno y los ojos captan la orientación y mandan información sobre la presión, estiramiento u orientación al cerebro que a su vez envía información para el funcionamiento de las cadenas musculares para adecuar al cuerpo. Este efecto de ajustes se denomina propiocepción.

Y, por otro lado, los pies y la pelvis se comunican a través de las piernas en un continuo dialogo donde a su vez se sustenta la espalda en equilibrio perfecto de la verticalidad.  Sin olvidarnos del propio equilibrio del pie, desde el dedo gordo del pie, el dedo meñique y talón dejando la bóveda central en el centro.

Según proyectamos la energía de nuestros pies en la tierra, esa misa proyección hacia abajo induce energía hacia arriba haciendo que toda la musculatura de nuestras rodillas, espinillas, muslos, cadera, pelvis… se activen.

Pero también en ese juego de fuerzas y direcciones interviene de un modo muy importante la proyección de nuestra cabeza hacia el cielo, que regula el peso, y libera la carga de toda nuestra estructura superior que repercute en nuestras espalda- cadera-pies.

Las posturas de yoga son posturas de alargamiento muscular activo. Su fin es alargar el conjunto muscular anti-gravitatorio para recuperar el buen estado morfológico y funcional. Y en la práctica, las correcciones posturales intentan reconocer y reducir los medios de compensación y debe:

  • Mantener la tensión durante la práctica, sin relajamientos hasta completarla.
  • Comprender el porqué de las compensaciones y ayudar a evitarlas. Si entendemos que todo es algo global podremos adecuar los pesos, las proyecciones y ajustar las asanas y los movimientos para evitar compresiones en el cuerpo.
  • Prolongar el mantenimiento de la postura progresivamente relajando la respiración.
  • Nuestra práctica debe combinar ejercicios con acompañamientos que exploren los tejidos de manera firme y suave al mismo tiempo, descargándose de las contracturas más superficiales para desalojar los espasmos más profundos.
  • Una vez que la musculatura superficial se activa, necesitamos trabajar la musculatura profunda cuya función puede ser tanto producir movimiento y controlar el movimiento de las articulaciones otorgándoles estabilidad.
  • La idea que debemos tener presentes es que los músculos trabajan en sinergia, como una unidad para un fin global.

 

centro-de-yoga-en-mostoles-respirayoga-enraizamiento-Samasthiti-Tadasana

Te invito a que hagas el siguiente ejercicio. Es muy muy sencillo pero podrás entender como el cuerpo actúa de un modo global y unido.

Colócate de pie, dejando tus piernas abiertas el ancho de tus caderas. Toma un par de respiraciones profundas y siente la planta de tus pies, la zona de las almohadillas activadas proyectadas hacia el suelo, y los dedos activos pero relajados a su vez. Date un tiempo para mover los dedos de los pies y sentirlos libres.

Siente la proyección hacia la tierra y como fuerza hacia la tierra a su vez va subiendo hacia los tobillos, rodillas, piernas, como sube a las caderas que adecuan a esa fuerza y al equilibrio y como el sacro asume esa fuerza, y sube por la espalda llegando a las cervicales, mandíbula, nariz, ojos y la coronilla.

Proyecta desde lo alto de tu cabeza.

Poco a poco muévete suavemente hacia un lado y al otro para sentir como un si tu cuerpo fuera una rama de bambú mecida al viento. Observa como tu musculatura se va adaptando al cambio de posición y como los músculos se activan y se relajan según corresponda su fuerza.

Quédate unos segundos balanceándote de izquierda a derecha y posteriormente añade de atrás hacia delante. Podrás observar como también los talones, gemelos…ect participan en ese equilibro.

Ve buscando poco a poco ese equilibrio perfecto disminuyendo el balanceo hasta que sientas que tu peso está en vilo, es decir que tus pies están enraizados y que tu cabeza está proyectada hacia el cielo. Coloca tu sacro un poquito apuntando hacia el suelo y observa tu verticalidad.

Es muy valioso este ejercicio ya que nos damos cuenta de que todo nace de la tierra y de los pies las dos Asanas que simbolizan este ejercicio son Samasthiti o Tadasana como en la foto y aunque parezca algo sencilla son muy complejas.

¿Te ha servido este post? Cuéntanos otros temas que te interesen.

Recuerda que nos puedes seguir en Facebook https://www.facebook.com/respirayogamostoles y en Instagram respirayoga_mostoles y si quieres recibir las notificaciones de nuestro boletín mensual no dudes en escribirnos a info@respirayoga.es para añadirte en nuestro listado de suscriptores.

 

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*